El otro día, uno de esos lumbreras de la kale borroka de la izquierda tuitera, esos que se esconden tras perfiles que no dan la cara ni el nombre, me respondió una cosa que me dejó catatónico: “¿Cómo puede una persona joven y con estudios ser del PP?”. Tras los cinco minutos iniciales de shock […]

a través de Prohibido ser del PP —

 

Y algunos se lo creen de verdad.

Anuncios