Divagando sobre el 1-O.

 

Estamos cerca del día critico el 1 de Octubre del 2017, día en el que algunos menos de los que en realidad parecen, quieren realizar un referéndum ilegal, con la pretensión de independizarse de España.

Conforme pasa el tiempo y se acerca el supuesto acontecimiento, los ánimos se van caldeando en los dos movimientos enfrentados, los que están a favor de una consulta ilegal y los que estamos en contra, pues esa supuesta independencia de un territorio del Estado Español, debe ser consultada a la totalidad de los habitantes de ese Estado, no a los que unilateralmente pretenden separarse.

Y una vez mas como es normal, las diferentes opciones políticas presentes en el Congreso de los Diputados y Senado del Estado Español, se encuentran divididas.

La derecha, representada por el PP, y actual gobierno del Estado, esta frontalmente opuesta a una declaración de independencia, C´S que algunos denomina liberales, y otros nos gusta reconocerlos como centro-izquierda, también apoya la labor del gobierno y se sitúa al lado del PP, en esta cuestión de vital importancia.

Luego los socialdemócratas del PSOE, se muestran en contra de la consulta, pero una vez mas, intentan nadar y guardar la ropa, intentando pescar en los dos lados “moderados” de las dos corrientes enfrentadas. Y vigilando muy de cerca las acciones de su competidor en la izquierda que es Podemos, que como es lógico se encuentra a favor de la independencia y apoya los actos de desobediencia a las decisiones de la Justicia, y en contra de la máxima ley del Estado que es La Constitución.

Luego los grupos independentistas ERC, Pdcat a favor de la independencia y claro PNV apoyándolos pero de una manera discreta, sobre todo por miedo a perder electorado en el Pais Vasco, en favor de los terroristas de HB-Bildu, partido que compite por el lado mas radical de la izquierda en el País Vasco con Podemos y sus engendros de confluencias o círculos convexos.

Pero el problema no es que exista división en los partidos políticos con representación, el problema es que esa división se vive en los ciudadanos de a pie, que muchas veces motivados por sectores políticos son los que terminan enfrentándose unos a otros.

En un mundo cada vez mas global, donde prima, la unificación, pretender segregarse de un territorio mayor y con identidad propia común, no tiene sentido.

España es lo que es, por sus diferentes identidades que no nacionalidades, las diferencias entre regiones suman no tendrían que separar, un manchego tiene que estar orgulloso de su historia y tradiciones al igual que un extremeño, y juntos con el resto de las diferentes regiones que componen España, son los que han forjado la historia de este gran país.

Apostar por nacionalismos excluyentes, es un paso atrás, y sobre todo mentir a los ciudadanos de ese territorio que algunos pretenden independizar.

Veremos como se decantan los acontecimientos del 1-O y sobre todo los días posteriores, pues esto no acaba el 1-O, si no que aun le queda recorrido, y me temo que se van a tener que tomar decisiones valientes y drásticas, para conservar la integridad de la soberanía nacional que no olvidemos reside en el pueblo “TODO EL PUEBLO ESPAÑOL no de una parte sola”

 

 

 

 

 

Anuncios