¡Vaya hostia!,todo tiene solución y no es cambiar la dirección.

Un dia despues de los resultados de las Elecciones Generales del 2019, es ahora cuando comienzan los análisis y las críticas de las actuaciones de los diferentes partidos.

Está claro que del que se hablará largo y tendido es del Partido Popular.

Ayer leía un recordatorio de como lo definiria Rita Barbera y es cierto !vaya hostia!, no lo podemos negar.

Ahora bien, una vez recibida solo toca, recuperarse y tener claro que es un bache, algunos dirán un gran agujero, pero sea la que sea la definición tenemos que salir y vamos a saber salir.

Como en todas las derrotas, surgen voces críticas y otra se le suma la crítica con el ansia de venganza personal, por haber sido en el pasado alguien en el partido y ahora no serlo.

La crítica en muchos casos es buena por muy dolorosa que pueda resultar, pero otras veces es simplemente intención de destruir. A esta ultima no se le tiene ni que dar importancia.

Habrá quien desembarque del barco por el portalón, con honor y respeto y quien se tirara por la borda o se bajará escondido para no dar la cara. Son situaciones normales, como en cualquier organización, empresa, colectivo, asociación o grupo. Cuando las cosas no pintan bien siempre existen retiradas,huidas o replanteamientos personales que invitan a buscar nuevos proyectos.

Todos los motivos se tienen que aceptar, pero no todos compartir.

Lo que si tengo claro, que las voces internas sobre todo, que insinúan que Casado tiene que dimitir, están completamente equivocadas. El proyecto de Casado es a largo plazo, después de coger un partido con muchos votantes desmotivados y también otros muy cierto cabreados con algunos casos protagonizados por personas dentro de los distintos gobiernos del PP, que no podemos negar afectaron a la imagen del partido.

Pero eso es una época pasada. Afirmar que todos los integrantes del Partido Popular son corruptos es un insulto a la inteligencia. Sobre todo teniendo en cuenta que si alguien es cargo o fue cargo del Partido Popular y se pasa a otro partido automáticamente por ese simple gesto, es bautizado de nuevo políticamente y ya no tiene pecados políticos. ¿sorprendente no?.

Cuando uno pertenece al Partido Popular es culpable de todo, pero si ficha por otro partido, es una persona inocente y limpia políticamente.

Pues yo tengo claro que prefiero seguir siendo culpable y seguir en el Partido Popular, que a pesar de lo que muchos piensen no desaparecerá.

Cada dirección del PP, marco unas pautas, y como en todo, cada forma de dirigir tiene sus defensores y sus opositores, eso sucede en todas las formaciones políticas.

Pero TODAS, forman parte de la historia del partido, como en toda empresa, existen años buenos, medios y fatídicos. De todos se adquiere experiencia para seguir sin complejos hacia adelante.

En el Partido Popular no sobra nadie que no quiera estar, y las distintas familias políticas que lo componen todas tienen cabida y no tienen que tener problema en identificarse con el ideario del partido.

Cierto que en todos los temas no se puede coincidir, pero un partido no es un tema solo, y un programa político, no es para contentar sólo a una opción.

Lo que si tenemos que tener claro, es que el Partido Popular tiene su identidad política y no tiene que seguir o imitar a nadie, ni tener complejos.

Estamos en epoca de transicion interna y no es cuestión de cambiar líderes por cambiar, y sobre todo para volver a tener complejos e intentar contentar a otros que no tienen apenas afinidad política con el PP.

Nos esperan días de sustos y opiniones de todos los colores. Pero al final prevalecerá el Azul, sobre el resto de colores.

 

 

 

 

Cosas que posiblemente no te han contado de la II República — El cántaro del Aguador

Por su interés reproducimos esta entrada del blog de Elentir «Contando estrelas». Es una colección muy interesante de detalles, que interesadamente olvidan los promotores de la tricolor, trapo sin abolengo en España, por más que hoy unos imberbes programados como ovejas eléctricas (y algunos nostágicos especialmente resentidos) insistan en ondearla, junto con banderas anarquistas e […]

a través de Cosas que posiblemente no te han contado de la II República — El cántaro del Aguador