La izquierda cada vez más nerviosa y perdiendo el control.

Conforma pasan los días, y la crisis sanitaria sigue. La izquierda está perdiendo los nervios, en todos los niveles:Políticos, medios de comunicación afines y sobre todo ciudadanos de a pie, de izquierdas.

Saben y están reconociendo aun de forma interna, que la gestión de la crisis al gobierno de Sánchez hace tiempo se les fue de las manos, si es que alguna vez la tuvieron controlada.

Una noticia es cierto que se pueda interpretar según la tendencia del medio. Uno puede buscar diferentes fuentes y cada uno libremente elegir la que mas se aproxima a sus ideas.

Pero los números y hechos no se pueden manipular, las cifras de muertos,infectados positivos y posibles, no se pueden negar, se podrán esconder momentáneamente pero al final salen.

Y se están dando cuenta que su discurso y defensa no está siendo creído por la mayoría de los ciudadanos.

Los primero días, los ciudadanos confiaban en lo que el gobierno socialcomunista les decía, pero conforme avanzan los días, se van dando cuenta que solo son discursos preparados y utilizar a otros para culparlos de su nefasta gestión.

Su campaña, nada nueva de sacar su artillería recordando sucesos de incluso años, de cuando no gobernaban ellos, cada vez tiene menos éxito.

Este “hilillo” de casos, hace tiempo se convirtió en ríos de incompetencia y no saber que hacer.

Su discurso de pedir lealtad, se queda en evidencia, pues su sentido de la lealtad es también que no se puede opinar o proponer medidas que no entren dentro de las suyas.

Sobre todo se puede notar en foros y grupos que abundan en las RRSS, gente que legítimamente defienden ideas de izquierda, sus comentarios cada vez son más subidos de tono, más radicales y como siempre utilizando la demagogia del sufrimiento de otros para convertirlo en arma política arrojadiza para los que  también legítimamente no comparten sus ideas.

Y conforme termine esta crisis su nerviosismo y ataques a los que no pensamos como ellos serán más fuera de control.

Esto promete!!.

Por cierto otro discurso de la izquierda es: que no es lícito mezclar política con esta crisis, salvo eso sí, siempre que no sean ellos y sus afines los que usen o hablen de política.